Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Aceptar | Más información

ACME participa en la COP25

La sostenibilidad y el diseño de moda de autor en España tienen una unión indisoluble, y así se puso de manifiesto en el  coloquio Slow fashion: El modelo de negocio para la moda sostenible, que ACME organizó en el marco de la COP25 en Madrid. La directora ejecutiva de ACME, Pepa Bueno, moderó esta mesa redonda en la Cumbre del Clima, que contó con la participación de los diseñadores Modesto Lomba, Juanjo Oliva, Moisés Nieto y Paul García de Oteyza, que estuvieron acompañados por Carol Blázquez, Head&Soul of Innovation & Sustainability de Ecoalf.

La moda,  al igual que otros sectores, atraviesa por una etapa en la que reinan modelos de producción y de consumo desmedidos, lo que provoca unos efectos absolutamente devastadores en nuestro entorno. El compromiso con la sostenibilidad de las firmas de diseño de autor no coincide con el de una industria que se ha convertido en la segunda más contaminante del planeta. El Parlamento Europeo ha publicado recientemente el informe Environmental impact of the textile and clothing industry,  donde el slow fashion se presenta como ejemplo de hacia dónde debe dirigirse el sector para frenar sus efectos  nocivos en el medioambiente. Este informe ofrece  además datos reveladores sobre el consumo masivo de moda y apunta que si se duplicara el uso medio de una prenda se reducirían en un 44% las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria de la moda sobre la atmósfera.

Modesto Lomba,  alma mater de la firma Devota & Lomba, manifestó su fuerte compromiso con el modelo de negocio del slow fashion. Modesto Lomba es un firme defensor de la creación de prendas que por su calidad y patronaje perduren en el tiempo, apostando por reducir el consumo como respuesta a la contaminación que genera la industria del fast fashion. Para Modesto Lomba, no hay nada más sostenible que sus clientas sigan usando diseños que realizó para ellas hace 30 años. «La calidad es la clave para frenar el consumo desmedido», declaró el diseñador y presidente de ACME.

Con más de dos décadas de trayectoria en el mundo de la moda, el diseñador Juanjo Oliva ha convertido en seña de identidad de su firma la apuesta por métodos de fabricación artesanales y producciones muy reducidas, en las que la calidad y la durabilidad de las prendas son una máxima. En los últimos años ha incorporado además tejidos reciclados a sus colecciones, colaborando con ECOEMBES en 2018 para subir por primera vez a la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid una colección realizada con tejidos PET. «Los diseñadores debemos ser responsables y ayudar a concienciar al consumidor a través de las redes sociales y todos los medios a nuestro alcance», apuntó el madrileño.

Apostar por valores más humanos, creativos y respetuosos con la tradición local, recuperar la armonía, la autenticidad y la escala humana perdidas con nuestro modelo de desarrollo actual son la base de este modelo de negocio que siguen las empresas de moda de autor.

Oteyza, la firma capitaneada por Paul García de Oteyza  y Caterina Pañeda, se ha convertido en adalid del programa nacional para la recuperación de la cabaña lanar merina española en peligro de extinción. Se trata de una de las razas autóctonas más emblemáticas e importantes en nuestro país, con una gran historia y tradición.  Oteyza trabaja fundamentalmente con paños de esta raza, cuya variedad negra tiene una calidad excepcional, apostando además por la recuperación de prendas de la vestimenta tradicional española como la galerna o la capa. «La cultura y la educación son esenciales para frenar los efectos de la gran industria. Hay que volver a los orígenes y apostar por lo que nos da la tierra», señaló Paul García de Oteyza durante el coloquio.

El slow fashion se convierte por tanto en antídoto para reducir la huella ambiental. La artesanía y la producción en proximidad se alzan como una gran alternativa para frenar los efectos de una industria que, de seguir su ritmo de producción actual, en 2050 podría ser la responsable de una cuarta parte de las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Moisés Nieto es uno de los jóvenes diseñadores con mayor proyección de la moda nacional. Fuertemente comprometido con la sostenibilidad, aúna creatividad y conciencia medioambiental en cada una de sus colecciones. En 2016 realizó una colaboración con Ecoembes usando tejidos 100% reciclados y en su última colección, presentada en el marco de la MBFWM, apostó por el upcycling.  El diseñador buceó en el ajuar familiar para crear prendas a partir de antiguas cortinas y mantelerías bordadas, condenadas en la actualidad a vivir dentro de un cajón. «El cliente que compra diseño pide exclusividad y el upcycling se convierte en una manera maravillosa de crear prendas únicas», declaró el jienense.

Ecoalf nace en 2009 con el objetivo de fabricar la primera generación de productos de moda realizados con materiales reciclados de la misma calidad, diseño y propiedades técnicas que los mejores productos no reciclados, demostrando que no es necesario seguir abusando de los recursos naturales del planeta de una forma indiscriminada. Esta compañía ha puesto en marcha el proyecto Upcycling the Oceans para dar una una segunda vida a los residuos que recuperan de los fondos marinos.  Y es que, además de apostar por un modelo de negocio más pausado y respetuoso con el entorno, la investigación tecnológica se ha convertido en la gran aliada de la industria de la moda. En este momento, el reciclaje de fibras es absolutamente indispensable para revertir la situación altamente contaminante del sector.  «Hay que ser responsables con el entorno. Hacer las cosas mal es muy barato. La calidad y la dignidad, se pagan», apuntó Carol Bázquez, responsable de Innovación y Sostenibilidad de Ecoalf.

Puedes ver el coloquio completo aquí