Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Aceptar | Más información

Propuestas viajeras e irónicas sobre la pasarela de MBFWM

GARCÍA MADRID se estrena en la pasarela de Mercedes-Benz Fashion Week Madrid confirmándose como una de las firmas de moda masculina de referencia en nuestro país. Su colección para la próxima primavera-verano 2018, la número 23 de la marca, propone una revisión de la sastrería clásica a través de un colorido que huye de los convencionalismos y ofrece formas renovadas para vestir al hombre con elegancia, comodidad y un punto de ironía.

AILANTO toma de nuevo el arte y la naturaleza como fuente de inspiración. Los estampados de los hermanos Muñoz para la temporada primavera-verano 2018 recrean la obra de la pintora americana Jessie Arms Botke. Aves exóticas y una exuberante flora decoran una colección repleta de detalles. Volantes, pliegues y fuelles se confeccionan en una amplia gama de tejidos entre los que destacan el crepé de seda, el encaje y el terciopelo.

Para ANA LOCKING, en tiempos de crispación social, unos predican lo que los otros quieren creer. Este es el punto de partida de “Preachers and believers“, una colección cargada de ironía. Los predicadores de la diseñadora manchega se visten de manera formal con trajes sastre y siluetas solemnes en azul, blanco y oro. Patronaje complejo, cortes, juegos de estampados y texturas, y una amplia gama de colorido, reflejan cierto caos de unos creyentes necesitados de fe.

ROBERTO TORRETTA conecta pasado, presente y futuro en una colección de siluetas muy ajustadas en la que predominan los largos midi. Drapeados, faldas desestructuradas y el tejido jersey metalizado son las claves de una propuesta ultrafemenina y atemporal, en la que no faltan las prendas de napa, imprescindibles de la firma madrileña. Torretta apuesta también por los estampados, protagonistas indiscutibles de sus looks de noche.

 

MENCHÉN TOMÀS propone un viaje introspectivo. La diseñadora catalana muestra una colección muy sensible que fluye entre satenes, gasas de seda y popelín de algodón. Los colores se suceden a medida que nos introduce en un sueño de texturas, estampados y superposiciones. Blancos y azules dejan paso a tonalidades muy vivas como el rojo o el verde en una búsqueda de la felicidad y la paz interior.

FOTO UGO CAMERA/JUANCHIPEGORARO/IFEMA