ACME - Asociación de Creadores de Moda de España
Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Aceptar | Más información

“Speed Dating” de la moda

Se dice sobre las citas rápidas para buscar pareja que es un método muy eficaz para saber si se es compatible sentimentalmente y que las primeras impresiones son generalmente certeras. No se lleven a engaño por este comienzo porque no voy a hablar aquí sobre ‘la mejor manera de encontrar marido’. Lo traigo a colación porque ha sido el sistema seguido por la organización de España Reloaded para vehicular los encuentros entre 138 turoperadores internacionales y los distintos actores implicados en el turismo de nuestro país. Uno de ellos es la moda, y por eso estaba yo allí, contando durante 10 minutos a profesionales de más de 20 nacionalidades diferentes todas las opciones creativas que el turista puede encontrar en nuestro país y en Madrid concretamente. Eso durante un día, el pasado 25 de mayo, y durante el fin de semana, les hemos acompañado en un shopping tour para mostrarles algunas –ya me hubiese gustado que fuesen todas, pero los habríamos matado de agotamiento- de las boutiques de diseñadores españoles en el centro de la capital.

La reacción de los turoperadores asiáticos –de China, Japón, Singapur -, australianos, rusos, norteamericanos, suizos, alemanes, holandeses, etc., etc., podríamos decir que ha sido de amor a primera vista, por seguir con el símil sentimental, aunque en algún caso sí fue literal, ya que hubo alguna turoperadora que llegó a probarse un vestido de novia de Delpozo. El caso es que, hablando con todos ellos, se llega a la conclusión de que la moda española de creador es un activo de enorme atracción fuera de nuestras fronteras por muchos motivos: calidad, diferenciación, materiales, confección, precio –la moda de autor en nuestro país tiene un precio muy competitivo en comparación con el resto de Europa-, aunque hay que decir que jugamos con una enorme desventaja, que es el casi completo desconocimiento de dichas marcas. Está claro por tanto que hay un enorme camino por recorrer y que programas como éste organizado por Turespaña y la consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad de Madrid son más que necesarios. Según los datos proporcionados por Global Blue, operador internacional de tax free, los viajeros de alto poder adquisitivo representan apenas el 1% del total que visita nuestro país, y aportan tan sólo el 17% de los ingresos por compras, cinco puntos menos que la media europea.

Muchos de los turoperadores con los que hablé, no sólo apreciaron enormemente las boutiques a pie de calle sino que también se interesaron por experiencias de compra exclusivas que implican visitas privadas o de grupos reducidos a ateliers de diseñadores. Los turistas de capacidad adquisitiva alta tienen un gran deseo por acceder a modelos exclusivos hechos a medida que se envían posteriormente a destino. Me comentaron varios de estos profesionales que, para sus clientes de larga distancia, turistas que viajan con una maleta llena y otra vacía para llenar de ‘compras’ y que hacen cola a las puertas de Vuitton en los Campos Elíseos bajo el inclemente tiempo parisino, el shopping es una motivación fundamental del viaje. Lograr crear ese deseo es un objetivo primordial para los que trabajamos por el éxito de la moda española.