Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Aceptar | Más información

Teoría y práctica del escaparate

“Un escaparate es una puesta en escena”, describe Héctor Navarro, profesor en el Centro Superior de Diseño de Moda de Madrid (CSDMM), “que tiene como fin último poner en valor las piezas a exponer, creando un conjunto que busca atrapar el interés del viandante”. Durante el festival de moda urbano MADRID ES MODA esa “puesta en escena” va a concurso, en un certamen impulsado por el Ayuntamiento de Madrid y que tiene dos categorías: Profesional, desarrollada por el personal de los espacios participantes, y Novel, en la que los creadores sirven de inspiración para los escaparates realizados por estudiantes de Diseño.

Ambas categorías abundan en lo que Alberto Antón, del Istituto Europeo di Design de Madrid, define como “una herramienta de doble filo”, pues “la marca tiene el reto de proyectar su filosofía, valores y su esencia y, al mismo tiempo, debe conseguir construir un espacio lo suficientemente atractivo para atraer al público y fomentar las ventas”. Una dicotomía que se recoge en las bases del Concurso como elementos valorativos: “Cada proyecto de diseño y decoración deberá responder a unos criterios esenciales de calidad, imagen comercial y presentación del producto, creatividad, iluminación, modernidad e innovación”.

En esta segunda edición, en la categoría Profesional han participado los escaparates de 44 Studio, Andrés Sardá, Devota & Lomba, Juan Brea, Miguel Marinero, Pedro del Hierro, Roberto Verino y Sita Murt.

En la categoría Novel, el Festival ha multiplicado las escuelas participantes por dos, con el CSDMM, la Escuela Superior de Moda y Empresa (ESME), IED Madrid y la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM). También los espacios y diseñadores: en el Hotel Iberostar Las Letras Gran Vía exponen Ailanto, Jorge Vázquez, Leyre Valiente, Menchén Tomàs, Miguel Marinero y The Stoat, por estudiantes del IED Madrid; y Dolores Cortés y María Lafuente, por alumnas de ESME. En el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) muestran Devota&Lomba y Maya Hansen, por los estudiantes de la ETSAM. Y en el Hotel Room Mate Alicia, el CSDMM ha vestido sus escaparates con creaciones de Beatriz Peñalver, Juana Martín y Lebor Gabala. Para todo ello hemos contado con el patrocinio de la firma de maniquíes Marcelo Vilá y la multinacional de la decoración Ikea, en especial con su nueva línea de iluminación Smart Lighting.

El Concurso ha sido para estudiantes y escuelas un gran reto, pues había que ”crear un universo donde la prenda sea la protagonista, evitando propuestas caóticas con un excesivo número de elementos decorativos”, señala Antón. Una apuesta que Navarro ejemplifica en el escaparate de Lebor Gabala: “la inspiración en las Mil y una noches utilizado por la diseñadora se convierte en la referencia para crear un altar construido con dispensadores de bolsas de plástico y barras de cortinas… Se descontextualiza este artículo y se convierte en el módulo constructivo que, junto al papel dorado, adquiere un gran atractivo visual”.

El Concurso de Escaparates es para los alumnos participantes una forma de aprender y, a la vez, de luchar por un premio de 500 € y un maniquí de Marcelo Vilá (1.000 € y un maniquí, en el caso de la categoría Profesional). Elena Alonso, alumna de ESME que firma el escaparate para Dolores Cortés, cuenta así su experiencia: “De este trabajo he aprendido a observar con atención detalles de las prendas que aportan fluidez y coherencia a la colección, puesto que, aunque sean prendas muy dispares siempre hay algo que las une. Además, he aprendido a inspirarme en los diseños que se me adjuntaron para ser capaz de, con un presupuesto, escoger aquel atrezo que más fuera a llamar la atención del público hacia las prendas de mi escaparate.”